29.12.05

Cansancio

Las horas pesan sobre mis hombros cansados
los ojos palpitan sin ver mas allá
ha sido el precambio el sudor en la nada
ha sido el cansancio la mano a matar.
Despacio, sin temores pero con pausas
me precipito a lo evidente en madrugada
lejos de pensar de más
cerca de aquí, lejos de acá.
Y duermo, despierto, mareado al fin
desordenado por dentro
abarajando el tiempo
con los dedos en el pecho
con los pies bien en el techo
con las ganas de llorar

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Este me encantó!
Y creo que no lo había leido
beso, pendez

ior

12:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home